Switch Language


Centroamérica
Panamá
República Dominicana
BDS Asesores


El Salvador: Libertad de trabajo
Publicaciones || 2019 || El Salvador: Libertad de trabajo

El Salvador: Libertad de trabajo

by charbds, 18 enero, 2019


18 de enero, 2019
Jaime Solís / jsolis@bdsasesores.com
Socio BDS El Salvador


La Constitución de la República es clara en manifestar que en El Salvador existe un derecho fundamental de toda persona denominado libertad de ocupación. El artículo 9 de la Carta Magna señala “Nadie puede ser obligado a realizar trabajos o prestar servicios personales sin justa retribución y sin su pleno consentimiento, salvo en los casos de calamidad pública y en los demás señalados por ley” dejando en evidencia que, en El Salvador, se prohíbe obligar a una persona a laborar sin su consentimiento.

La afirmación hecha en el párrafo previo no tiene discusión para ninguna persona. Sin embargo, es común recibir consultas respecto de contratos firmados con colaboradores donde se les limita interponer su renuncia para cambiar de empleo por determinado período. Sobretodo dicha practica se da, al recibir algún beneficio extralegal, generalmente, pago o facilidad de pago de estudios de licenciatura o posgrado o incluso capacitaciones.

En el escenario planteado, se vuelve relevante mencionar lo dispuesto por el artículo 54 del Código de Trabajo que reza “El contrato de trabajo termina por mutuo consentimiento de las partes, o por renuncia del trabajador, siempre que consten por escrito. La renuncia produce sus efectos sin necesidad de aceptación del patrono” dejando evidencia de forma tajante que el trabajador tiene libertad de renunciar, incluso sin la venia del patrono. Es decir, los contratos firmados para mantener a un trabajador por determinado número de días, meses o años sería un contrato fraude de Ley, y por lo tanto, se tendrá por no escrito.

Los patronos justifican dicho actuar en la inversión hecha en el colaborador, y tratan de garantizar su retorno obligando al trabajador a mantenerse en el puesto, de forma coactiva, con la firma de un documento legal. Sin embargo, como ya he señalado dicho documento resultará ineficaz a la hora de un proceso, pues los derechos de los trabajadores son irrenunciables.

La política de retención del buen talento no se debe abordar desde la óptica punitiva. Considero que la retención de los mejores colaboradores (se otorgan estos beneficios, generalmente, a los mejores elementos) debe abordarse desde Recursos Humanos generando beneficios económicos y no económicos para que el trabajador no piense en cambiar de empleo. Creer que un colaborador se mueve únicamente por el dinero, es una visión limitada del problema, un buen clima laboral o planes de carrera pueden ser mejores anclas que lo económico.

Noticia Anterior
Siguiente Noticia